Luis Perez Companc - Trigo Candeal recetas ricas

Para un buen plato caliente de pastas…un trigo candeal a prueba de frío

Científicas de Bahía Blanca consiguieron una lista de los genes que dejan a los cultivos de trigo permitir las temperaturas bajísimas, lo que podría favorecer el desarrollo de variedades resistentes a heladas.

Las bajas temperaturas pueden llegar a dañar la producción de trigo candeal que se cultiva para la obtención de sémola, la materia prima de las pastas de calidad. Ahora, científicas de Bahía Blanca efectuaron una investigación que allana el camino de cara al desarrollo de variedades resistentes a heladas.

Luis Perez Companc y otras notas sobre trigo candeal

Las estudiosas de la Universidad Nacional del Sur (UNS) consiguieron conseguir un listado detallado de los genes que participan de la contestación al frío, que despliegan las plantas de Triticum turgidum ssp durum o bien trigo candeal. El daño por bajas temperaturas genera espigas perturbadas en su forma, blancas o bien sin grano, lo que se traduce en una minoración del rinde.

“Nuestro trabajo produce conocimientos que pueden ser útiles para interpretar la adaptación de este cultivo a condiciones climáticas adversas”, señaló a la Agencia CyTA-Leloir la directiva del estudio, la doctora Alicia Carrera, directiva del conjunto Genética Molecular y Genómica Vegetal del Centro de Recursos Naturales Renovables de la Zona Semiárida (CERZOS), que depende de la UNS y del CONICET.

Para identificar los genes y vías metabólicas que se activan como contestación al frío, las autoras del estudio, que fue publicado a principios de año en la gaceta Molecular Biology Reports, trabajaron con una línea experimental de plantas de trigo candeal logradas en la Estación Experimental Barrow de INTA, en 3 Riachuelos, Provincia de la ciudad de Buenos Aires. Dicha línea había mostrado bajos valores de daño por heladas en ensayos a campo y en condiciones controladas.

Un conjunto de plantas fueron sometidas a condiciones normales de desarrollo de luz, temperatura (22°C) y humedad. Y otras fueron expuestas a un descenso de temperatura gradual hasta llegar a los 5°C, continuando a lo largo de 5 horas con ese registro térmico.

“La idea de este ensayo fue simular lo que ocurre en el campo en el instante anterior a una helada tardía, para poder ver de qué forma la planta que está en etapa reproductiva se prepara para resistir las temperaturas inferiores a cero grado”, señaló la doctora Marina Díaz, primera autora del estudio así como la doctora Daniela Soresi, las dos miembros del conjunto dirigido por la doctora Carrera y enseñantes del Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia de la UNS.

En suma, las científicas identificaron ochocientos setenta y seis genes expresados diferencialmente entre plantas tratadas con frío y las que medraron en condiciones normales.

A través de análisis genéticos, verificaron que las plantas que fueron tratadas con frío “reprogramaron” el patrón de expresión de sus genes. Por poner un ejemplo, activaron determinados genes relacionados con la síntesis de antioxidantes que pueden degradar los radicales libres tóxicos que se amontonan por efecto del agobio térmico. O bien otros que favorecen la síntesis de proteínas de reserva para “afrontar” el mal tiempo.

“También identificamos genes que provocan contestaciones de protección para eludir la deshidratación, que es otra consecuencia del congelamiento”, explicó Carrera quien asimismo es enseñante del Departamento de Agronomía de la UNS.

“El conjunto de genes identificados forman interesantes aspirantes para avanzar en la entendimiento de los mecanismos de resistencia”, aseveró Díaz.

Del avance asimismo participaron la ingeniero Selva Cuppari y la doctora Jessica Basualdo, enseñantes del Departamento de Agronomía de la UNS. (Fuente: Agencia CyTA-Fundación Leloir).

Luis Perez Companc te invitó a leer esta nota.

Anuncios
Luis Pérez Companc - Buenas condiciones para el trigo

El trigo se ve favorecido por las condiciones climaticas

Las heladas acostumbran a ser condicionantes de cara al desarrollo del cereal y su periodo se ha reducido en los últimos tiempos debido a las inundaciones en la Zona Pampeana. Es un informe de S4.

El incremento de las temperaturas medias en los últimos meses hace prever a los climatólogos que en este contexto va a ser menor la ocurrencia de heladas. Expertos en la materia señalan que “es probable que en el futuro tengamos temperaturas medias más moderadas y valores extremos más delimitados, sobre todo en las datas de últimas heladas”. Además de esto, el aumento del área anegada está reduciendo la amplitud térmica diaria y incrementando el periodo libre de heladas.

¿De qué manera impactan las heladas sobre el trigo?
Las heladas (< 0 °C) tienen un impacto fundamental en la producción de trigo. Aunque pueden ocasionar perjuicios tanto en estadíos vegetativos como reproductivos, es en estos últimos donde se generan los mayores daños asociados primordialmente a la esterilidad y al aborto de granos formados (Barlow et al. dos mil quince). La temperatura crítica a fin de que el daño se empiece sería de dos horas de exposición a valores entre -cuatro y -seis °C. Por cada grado de descenso de la temperatura desde -cuatro °C podría perderse hasta el cien por ciento de la producción. La relevancia de este fenómeno es fundamental puesto que el trigo representa el tercer cultivo en relevancia a nivel global.

Más sugerencias de lectura traidas por Luis Pérez Companc.

—¿De qué manera tratan de amoldarse los productores?
—Muchos procuran amoldarse mudando la data de siembra o bien utilizando cultivos más resistentes a las bajas temperaturas. No obstante, estas resoluciones se toman examinando datos para periodos del año de enorme variabilidad y tomando como información
de base series de tiempo muy reducidas. Los dos aspectos atentan ineludiblemente sobre la precisión de las estimaciones. Inclusive, en muchas ocasiones las resoluciones de manejo se fundamentan en situaciones muy extremas que no representan el gran gradiente de posibilidades que podrían generarse verdaderamente a campo.

—¿De qué forma impacta el cambio en el empleo y la cobertura del suelo en la zona?
—Un aspecto esencial son los impactos de los cambios en el empleo y la cobertura del suelo sobre la ocurrencia de heladas. Houspanossian y otros (dos mil dieciseis) hallaron que las inundaciones ocurridas en las últimas décadas en la Zona Pampeana redujeron la incidencia y la longitud del periodo libre de heladas en cuando menos un par de meses. Estos resultados ponen en patentiza el efecto de la presencia de grandes cuerpos de agua sobre el régimen térmico de sus áreas circundantes.

Luis Pérez Companc te invitó a leer este post del agro nacional.

Luis Pérez Companc - Nueva genetica

Nueva genetica

Las preferencias de los usuarios en lo que se refiere a color de la pasta han llevado a los
investigadores a buscar e identificar nuevos genes capaces de incrementar el CPC o
suministrar bajos niveles de actividad de las enzimas que los degradan. Los
predecesores del trigo y las especies relacionadas de la tribu Triticeae constituyen una
interesante fuente de genes para mejorar el CPC en trigo candeal.

La especie diploide Hordeum chilense Roem (2n=2x=14), extremadamente
polimórfica, a nivel morfológico y bioquímico, tiene un enorme potencial para el
mejoramiento de cereales cultivados por su alta tasa de hibridación con otros
miembros de la tribu Triticeae (Martín et al., dos mil). Esta especie es nativa de América
del Sur y encontrada solo en Chile y Argentina. Asimismo es una fuente de genes de
resistencia a estreses bióticos y abióticos y de calidad para el mejoramiento de trigo.
El alto CPC depende de genes localizados sobre el brazo alfa del cromosoma 7Hch, de
singular interés para ser transferidos al trigo candeal.
Los tritordeos son líneas amfiploides derivadas de la cruza entre H. chilense Roem. et
Schult. y T. turgidum Desf. o bien T. aestivum (Martín & Sanchez-Monge Laguna, 1982). La
línea HT621, de origen reciente y que deriva de una cruza múltiple, tiene elevados
niveles de carotenoides en el grano. Esta línea duplica los valores promedio
encontrados en trigo candeal, con una media de 19 mg/kg (Ballesteros et al., 2005),
probando su alto potencial para el mejoramiento de este cereal por medio de cruzas
interespecíficas.

Luis Pérez Companc y otras sugerencias para tu lectura agraria.

treinta

Una estrategia que posibilitará la transferencia del brazo alfa del cromosoma 7 de H.
chilense al trigo tetraploide es el desarrollo de un marcador CAP (basado en
amplificación y corte por restricción) diagnóstico para la enzima PSY1, que permite
distinguir el gen de H. chilense del de trigo candeal (Atienza et al., 2007a, b). Es
posible que Psy1 no sea el único gen responsable de las diferencias de color entre las
distintas accesiones de H. chilense. Sin embargo, la co-localización sobre los
cromosomas 7A/7B/7Hch de Psy1 y los QTL para contenido de pigmento amarillo,
sugieren que Psy1 jugaría un rol esencial en el contenido de carotenoides en
semillas de tritordeos.

Luis Pérez Companc te trajo a ti esta nota.

Luis Perez Companc - Trigos Cultivados

El carácter y la genética de los trigos cultivados

El tono de los trigos cultivados es una característica cuantitativa (Moss, mil novecientos sesenta y siete) y, por lo
tanto, bastante difícil de manipular en los programas de mejoramiento debido a la repercusión ambiental que padece. Hay una gran diversidad genética para el tono de la harina, donde las alteraciones en el brillo se deben eminentemente a factores ambientales, al tiempo que el amarillamiento es perjudicado predominantemente por el genotipo (Irvine & Anderson, 1953; http://www.ag.ndsu.nodak.edu)

Recomienda esta nota Luis Perez Companc.

El número y género de relación entre los genes implicados en el CPC no ha sido totalmente esclarecido. Uno de los primeros estudios halló en ciertas cruzas la participación de más de 3 genes (Braaten et al., mil novecientos sesenta y dos).

Otros, notificaron la presencia de uno o bien 2 pares de genes mayores implicados en la expresión del CPC en la harina (Bhatt & Mcmaster, mil novecientos setenta y seis). Más últimamente, Clarke et al. (dos mil seis) notificaron que el número de genes implicados en el CPC varió entre tres y veintisiete, conforme los progenitores utilizados en los cruzamientos y los entornos en que se realizó el análisis. Santra et al. (dos mil cinco) concluyeron que la herencia del contenido de β-caroteno está regida por cuando menos 2 genes mayores y 2 o bien 3 genes menores con
efectos modificatorios, observándose interactúes epistáticas aditiva x aditiva, aditiva x dominante y dominante x dominante en una de las cruzas. No obstante, otros autores no hallaron patentizas de efectos génicos epistáticos (Lee et al., 1976; Johnston et al., mil novecientos ochenta y tres). Todos estos estudios sugieren que la concentración de pigmentos es controlada en forma poligénica.

Los valores de heredabilidad informados para el CPC y el color amarillo (Minolta CIE b*) son moderados a altos (Braaten et al., 1962; Bhatt & Mcmaster, 1976; Johnston et al., 1983; Nachit et al., 1995; Parker et al., 1998; Mares & Campbell, 2001; Elouafi et al., 2001; Santra et al., 2005; Clarke et al., dos mil seis). Se han hallado patentizas de
interacción genotipo x entorno (Braaten et al., 1962; Lee et al., 1976; Johnston et al., mil novecientos ochenta y tres). Si bien hay una leve preponderancia de efectos génicos aditivos (Elouafi et al., 2001; Clarke et al., dos mil seis), se observaron asimismo efectos no aditivos sobre la concentración de pigmentos (Lee et al., mil novecientos setenta y seis). Ciertos estudios sugieren la presencia de genes mayores sobre los cromosomas 2A y 2B (Joppa & Williams, mil novecientos ochenta y ocho).

Por otro lado, un bajo CPC fue heredado como carácter dominante en numerosas cruzas(Braaten et al., 1962; Bhatt & Mcmaster, 1976; Matuz & Beke, 1996; Santra et al.,dos mil cinco).

El análisis de la distribución de frecuencias para color amarillo (CIE b*) y el CPC en las cruzas, facilita la identificación de genotipos señalados y es útil en la selección fenotípica. La herencia del CPC y el color amarillo probó ser transgresiva bidireccional en trigo candeal (Bhatt & Mcmaster, 1976; Johnston et al., 1983; Clarke et al., dos mil seis) y trigo pan (Parker et al., 1998; Mares & Campbell, dos mil uno). Asimismo se observó herencia transgresiva negativa en entornos agobiantes (Elouafi et al., 2001; Santra et al., 2005; Clarke et al., dos mil seis). La segregación transgresiva se explica por la presencia de genes/QTL de efecto antagónico en los dos parentales.

Se observó que el número de individuos transgresivos cambia entre entornos (Clarke et al., dos mil seis). En
las cruzas donde se examinó un número elevado de descendientes se observó mayor cantidad de individuos transgresivos que en aquellas cruzas donde el número de individuos fue pequeño. No obstante, no es obvio que estas observaciones sean debidas al tamaño de las poblaciones o bien a la genética de las cruzas.

Conforme notificaron Santra et al. (dos mil cinco), la distribución de frecuencias para el CPC en poblaciones F2 no fue normal y estuvo orientada cara el padre con menor valor para el carácter. Por otra parte, Clarke et al. (dos mil seis) identificaron cruzas que exhibieron una distribución normal. En trigo hexaploide, se halló que la distribución del color de la harina (CIE b*) en una población de RILs fue bimodal en un ensayo y normal otros 2 (Parker et al., mil novecientos noventa y ocho). Esto señalaría que el comportamiento de estos 2 caracteres depende de las cruzas y los entornos evaluados, con lo que va a ser preciso ahondar su estudio para conseguir entender su dificultad.

Luis Perez Companc te invitó a leer este momento de agricultura.

Pigmentos carotenoides

Biosíntesis, composición química y función metabólica.

Entre los pigmentos más comunes e importantes encontrados en la naturaleza están los carotenoides, compuestos liposolubles sintetizados por organismos fotosintéticos (bacterias, algas, plantas) y no fotosintéticos (bacterias, hongos). Hasta el instante se han identificado más de 600 carotenoides naturales (Ong & Tee, mil novecientos noventa y dos). Los vertebrados no tienen la capacidad de sintetizarlos, por lo que deben incorporarlos a través de la dieta. El primordial precursor de carotenoides esenciales como el retinal, retinol (vitamina liposolubre A) y ácido retinoico (Ong & Tee, 1992; Britton et al., 1995) es el β- caroteno (Rosati et al., 2000; Ronen et al., 2000; Naik et al., 2003).

Más sugerencias de Luis Perez Companc en otros links.

Los carotenoides se clasifican en hidrocarbonos (carotenos) y sus derivados oxigenados (xantofilas). Se forman de ocho unidades de isoprenos agrupados de tal forma que la posición de las unidades de isopreno es inversa en el centro de la molécula por lo que los 2 conjuntos metilo centrales están en una posición 1,6 y los restantes conjuntos metilo no-terminales están en una posición uno con cinco. Los carotenoides son responsables de muchos colores rojos, naranjas y amarillos de hojas, frutos, y flores.

Las xantofilas y sus ésteres son los primordiales pigmentos presentes en trigo candeal (Markley & Bailey, mil novecientos treinta y cinco), y se encuentran como luteína libre (84,8 por ciento ), monoéster (9,8 por cien ) y diéster (5,3 por ciento ) (Lepage & Sims, 1968). También se observaron trazas de zeaxantina y β-cryptoxantina en granos (Hentschel et al., 2002; Abdel-Aal et al., 2002; Adom et al., 2003; Panfili et al., 2004; Fratianni et al., dos mil cinco) (Figura 7). Los contenidos relativos de cada uno de ellos de estos pigmentos cambian entre cultivares (Adom et
al., dos mil tres, Borrelli et al., 2008).

En trigo pan, la cantidad de carotenoides es significativamente menor que en candeal, siendo la luteína el primordial pigmento carotenoide al lado de trazas de zeaxantina, α y β- caroteno, según el cultivar (Hidalgo et al., 2006; Leenhardt et al., dos mil seis). También se ha sugerido la presencia de otros pigmentos carotenoides, aún no caracterizados, en trigo candeal (Hentschel et al., 2002).

Luis Perez Companc te trajo este momento de lectura.