Vuela vuela

EL AUTO DE LUIS PÉREZ COMPANC SE LEVANTABA BIEN ALTO PARA ASOMBRAR AL PÚBLICO QUE SEGUÍA, DESDE BIEN CERCA, LO QUE OCURRE CON EL RALLY DE GRECIA. LOS PILOTOS ARGENTINOS TRATARON DE GANAR ESPACIO EN UNA PRUEBA QUE ES APASIONANTE

Anuncios

Grecia para dos

Los argentinos Luís Pérez Companc y Federico Villagra se clasificaron 11° y 14°, respectivamente, en el grupo mundial durante la primera etapa del Rally de Grecia del 2007. El finlandés Marcus Gronholm lideraba las posiciones a bordo de un Ford Focus oficial. El otro representante nacional, Gabriel Pozzo, con un Mitsubishi del Tango Rally Team, se ubicó cuarto en la categoría N4 del Grupo de Producción, comandado Juho Hanninen.

Resumen de carrera de Luis Pérez Companc: año 2005

Por su parte. “Batata” Beltrán ascendió al último escalón del podio y se fue conforme de La Pampa, mientras que Cancio fue 5°, detrás de Ligato, y ganó la N4 “Light”, de la cual se coronó campeón.

Fue, en definitiva, una gran carrera, Luis Pérez Companc tuvo su fin de semana soñado en su año despedida de la categoría a nivel nacional. La lucha en el 14/4 fue excepcional y coronó a su campeones (Ligato y Cancio) ¿Qué más se puede pedir?

LAS CLASES MENORES

Las clases menores no tuvieron menos emoción que las de tracción integral. Guillermo Albertengo, con el Renault Clio Williams del equipo “Schroeder Competición”, fue el ganador de la N/3 y dio un paso firme en busca de su primer título nacional. En esta emisión, el tucumano Víctor Sánchez (Peugeot 306) iba ganando por escaso margen, pero su navegante se equivocó al entregar la tarjeta en un control horario y penalizaron dos minutos.

La Copa Palio fue para el joven Nicolás Raies, quien lideró casi desde el comienzo de la carrera. Raies volvió a la victoria después de varias fechas que se le habían sida adversas.

Por su parte, Maximiliano Debassa logró merecidamente anotarse campeón en esta carrera. El rionegrino reguló la marcha y con la calculadora en la mano se dedicó a sumar los puntos que le aseguraban la corona. La A/6 quedó en poder del tucumano Roberto Castro (Honda Civic) mientras la A/7 fue para el catamarqueño Miguel Lobo.

LUIS PEREZ COMPANC: “Trabajamos y esperamos mucho por este título. Quiero dedicarlo a toda mi familia, que me apoyó muchísimo para que pueda darme este gran gusto”.

► MARCOS LIGATO (campeón N/4): ‘Fue una carrera distinta y después de haber perdido las chances por el título Absoluto, corrí pensando en definir la corona de la N/4 a mi favor”.

► FEDERICO VILLAGRA (ganador N/4): “No pude tomarme respiro en ningún especial, ya que estábamos todos muy apretados. En el penúltimo especial me ‘comí’ una curva y casi pierdo todo en esa maniobra”.

► GUILLERMO ALBERTENGO (ganador N/3): “El comienzo fue electrizante y con pocas diferencias en nuestra clase ganamos en el momento justo y ahora intentaremos definir el campeonato en la última fecha”.

► NICOLAS RAIES (ganador Copa Palio): “Después de varias carreras con problemas, ganar acá es muy bueno para mi y el equipo. Quiero dedicarle, en su dia, el triunfo a mi vieja, que nos banca a muerte.”

Segunda parte del Rally de La Pampa 2005 de Luis Pérez Companc

A pesar de pasarse de largo en una chicana, Raies se adueñó del 2° puesto, casi desde el propio, para no abandonarlo hasta el final del rally y repetir así sus excelentes actuaciones de la Vuelta de la Manzana y Concepción del Uruguay. Fue entonces un contundente “1-2″ de Luis Pérez Companc y Raies, el segundo de ese año y en forma consecutiva.

Pero indudablemente, la lucha por la punta en el Grupo de Producción fue el gran espectáculo del fin de semana, donde por momentos seis o siete pilotos estuvieron encerrados en poco menos de diez segundos. Villagra, Yoma, Beltrán, Ligato, Cancio, Sánchez y Madero no se daban tregua e intercambiaban posiciones tras cada prueba especial. Y la sorpresa de la carrera fue la llegada del riojano Yoma a pelear la punta, faltándoles el respeto a sus rivales más consagrados. El piloto del noroeste avisó de sus intenciones ganando la primera prueba especial del rally.

Ligato estaba desconocido y nunca llegó a pasar adelante. El objetivo del piloto de Río Ceballos era llevarse de La Pampa el campeonato del N/4 e hizo una carrera conservadora para lograr el objetivo que finalmente consiguió. Los otros tres pilotos de Subaru (Yoma, Beltrán y Sánchez) se enfrascaron, junto a Cancio, en una lucha sin cuartel por darle alcance a Villagra y sobre el final del rally casi lo consiguen. A falta de dos tramos, el Coyote aventajaba a Yoma por 11s8/10. Con esa presión sobre sus espaldas, el piloto del Mitsubishi número 2 se pasó de largo en un frenar y casi vuelca. El riojano quedó a 4 segundos y con tan sólo un prime por correr. La experiencia del campeón saliente inclinó la balanza y en el tramo final se volvió a imponer, para adjudicase una carrera que no dejó ver a su ganada hasta el último metro de la prueba. En esta lucha Sánchez claudicó a poco del final. Un amortiguador roto y una pequeña falla en la selectora de la caja lo marginaron de la lucha.

Performance de Luis Pérez Companc La Pampa 2005

Definir como apasionante al IV Rally de La Pampa sería el calificativo más adecuado para una carrera que consagró como campeón Absoluto de la temporada 2005 al capitalino Luis Pérez Companc y que además sirvió para que Marcos Ligato, Alejandro Cancio y Maximiliano Debassa festejaran la obtención de las coronas de la N/4, la N/4 light y la Copa Palio, respectivamente. Por todo esto, las emociones sobraron en los llanos caminos de la 8a fecha del calendario, que además de proclamar a los “monarcas” antes mencionados les entregó a los miles de espectadores que se hicieron presentes un espectáculo de alto ritmo, con lucha en todas las clases y definiciones a la décima de segundo en casi todos los especiales.

Una vez más se anunciaba que la lucha por la punta estaba reservada para las Toyota Corolla de  Luis Pérez Companc y Juan Pablo Raies, y para los Subaru Impreza del equipo de los Barattero (Ligato, Beltrán, Sánchez y Yoma). Y los pronósticos no estaban errados, ya que los autos del equipo que dirige Gabriel Raies dominaron desde el comienzo merced a la excelente faena de sus dos pilotos.

Pérez Companc salió decidido a no dejar nada librado al azar y aceleró a fondo en los tramos iniciales, aunque cuidándose en los muchos lugares muy rotos que presentaban las primeras pruebas especiales. Sin embargo, el capitalino fue acumulando segundos a su tabla y se fue consolidando en la punta de la carrera. Como escudero firme, Juan Pablo Raies estaba encargado de cuidarle las espaldas y evitar que el Subaru de Ligato, el único con chances de pelearle el Absoluto, se acercara a la posición del líder.

Copa FIA GT 2008: “Uno de los días más emotivos de mi carrera deportiva”

Fue un día memorable de noviembre de 2008 cuando en una jornada histórica para San Luis Perez Companc fue la competencia que desarrolló la categoría FIA GT, el Mundial de Gran Turismo que realiza la Federación Internacional  la categoría cerró la temporada 2008 en el imponente trazado puntano. La multitud vibró y festejó el triunfo de la pareja argentina integrada por Luis Perez Companc y Matías Russo, que con una Ferrari F430 se impuso en la clase GT 2, la menor de la disciplina internacional.

 

Luis Perez Companc

 

Luis Perez Companc y Russo vencieron y terminaron en el puesto sexto en la clasificación general, ya que ambas categorías compiten de manera conjunta. Los vencedores de la carrera fueron los belgas Anthony Kumpen y Bert Longin, con un Saleen S7, mientras que el italiano Andrea Bertolini y el alemán Michael Bartels, con una Maserati MC12, se consagraron campeones de la FIA GT.

La mayor atención para los espectadores, por supuesto, fue la actuación de Luis Perez Companc y Russo, quienes festejaron en lo más alto del podio de la GT2. “Este es uno de los días más emotivos de mi carrera deportiva. Recuerdo el 50 puesto en el Rally de Japón, por el WRC, pero este triunfo le gana por algunas milésimas. Sentir el apoyo de la gente es fantástico”, indicó Luis, después de ese día histórico. En tanto, Russo, que en 2007 había abandonado el automovilismo y Perez Companc lo convocó para este proyec-to, indicó: “Nos jugamos a ‘clasificar’ en cada vuelta. Cambiamos los neumá-ticos y fuimos para adelante. Luis se la bancó muy bien, esa fue la clave”, dijo el piloto de Paraná, que el viernes pasado se enteró aquí de la muerte de su abuela materna Haydeé.

Luis Pérez Companc logró su cuarta “Manzana” en el 2006, esta vez por el torneo Sudamericano

Luis Pérez Companc llegó a Roca hace diez años con un objetivo doble. Ganar la 36 edición de la Vuelta de la Manzana, y de paso superar a su hermano Jorge, quien era el navegante de Juan Pablo Raies. El capitalino, al comando de una interminable Toyota Corolla, estuvo impecable y ratificó que en los caminos vaIletanos se sentía mejor que los locales.

Casi un monólogo fue lo de Luis Pérez Companc, quien nunca le dio opciones a Raies, su principal rival en la Clase A-8, ni tampoco a los mejores del Grupo N-4 en la lucha por la general del Sudamericano. El único argentino que participó en el Mundial de rally en la división mayor, que utilizó esta prueba como entrenamiento para su siguiente desafío en Japón, aquel día completó una obra maestra.

Super especial para el recuerdo: Luis Pérez Companc con su Ford Focus

Luis Perez Companc: Con un novedoso súper especial dentro del canal principal de riego en Roca comenzaba en agosto 2010 la 40 edición de la Vuelta de la Manzana, que generó una convocatoria de participantes y una expectativa que sólo puede lograr una prueba con tanta historia.

La clásica prueba siempre se distinguió por ser diferente al resto. Pero esta vez la apuesta fue mucho más importante. En la zona céntrica, pero dentro de un canal de riego.

El tramo tuvo una distancia de 1,7 kilómetros. La largada estaba a la altura de la calle Sarmiento y la llegada unos metros antes de Rosario de Santa Fe. Pasó por abajo de los puentes de Avenida Roca, Maipú, la pasarela y San Juan, con un par de saltos y varias chicanas en su dibujo.

El singular comienzo de la prueba generó una expectativa tremenda. El rally se convirtió en un tema excluyente en Roca y sus alrededores. Mucho ayudó este súper especial, que podrá ser seguido desde lo alto por los aficionados, en los dos márgenes del canal principal de riego, más que nada en la zona conocida como El Paseo.

Se invirtió el orden de largada durante el segundo día, cuando se cumplió la segunda sección de la primera etapa. El bautismo del circuito estuvo a cargo de la Clase A-I del regional y por último aceleraron las principales figuras del Argentino, cerrando Luis Pérez Companc con su Ford Focus.

Sería un aperitivo, pero ninguno regalaría nada y está claro que los excesos podían pagarse caros. La categoría, tanto en el Argentino como en el regional, estaba muy pareja. Y la diferencia que se consiguiera en el súper especial podía llegar a ser determinante.

Recuerdo de una semana clave en la historia del automovilismo argentino, Luis Pérez Companc – Parte 2

Y lo cierto es que el TC2000 vivió su gran fiesta. Hubo espectáculo de primer nivel y convocatoria récord.

Pero no cabe duda de que nuestro automovilismo transitó toda una semana de alto vuelo. Es que a la fiesta del Turismo Competición, se sumó el desarrollo de la 14° fecha del Campeonato de Turismo Carretera el fin de semana siguiente en La Plata. Varios de los principales pilotos de la categoría habían realizado intensos ensayos en el “Roberto José Mouras”. Se acercaba el momento de la gran definición del 64° Campeonato Argentino.

Y allí estaban Juan Manuel Silva, Emanuel Moriatis, Rafael Verna, Diego Aventin, Christian Ledesma, José Ciantini, Norberto Fontana y Omar Martínez. Estos ocho destacados volantes eran los únicos que tenían posibilidades matemáticas de alzarse con el trofeo de Campeón.

Aunque, claro, los tres primeros eran los que estaban algunos escalones por arriba del resto. La expectativa queda abierta ante la posibilidad de que esto no se resolviera el domingo 6, sino dentro de las otras dos carreras que quedaban (Olavarría y Río Gallegos), así lo cuenta Luis Pérez Companc.