Perfil bajo, metas altas

Lejos de la fama y la gloria, uno de los hijos del “Goyo” hizo realidad el sueño de correr en autos que postergaba por el “qué dirán”.

Si uno no supiera quien es y no reparase en sus custodios, pareciera que el morocho de buzo antillama era uno más de los jóvenes que querían abrirse camino en el automovilismo deportivo. Sin embargo, Luis Pérez Companc —Pérez a secas, como figura siempre en las listas de inscriptos— es heredero de una de las más grandes fortunas

En el Rally Federal, Luis Pérez Companc con un Mitsubishi Lancer se impuso en el Rally de Coronel Suárez, segunda fecha del campeonato Federal que fiscalizaba el Automóvil Club Argentino (ACA). Pese a la lluvia, se desarrolló la segunda jornada, tal como estaba previsto. Desde las 8.30. se efectuó el tramo sobre un recorrido total de 84,4 kilómetros.

Anuncios

Un piloto CMR pasaba a la pista

Luis Perez Companc: Un piloto CMR pasaba a la pista. ¿Grandes diferencias? Por supuesto, en los mítines que siempre están en el límite, cada curva es un juego de azar. Los cambios de la carretera desde el principio hasta el final de cada especialidad. Para la pista en lugar se tiene la oportunidad de mejorar cada ronda, buscar la perfección. He ganado las 24 Horas de Spa y ya estaba terminando segundo en Sebring. ¿Fue realmente difícil? Absolutamente. Para mí fue difícil acostumbrarme a conducir por la noche. Incluso en la oscuridad es muy difícil. Algunas partes de la pista son ligeros, otros casi a oscuras. Se debe tener cuidado de no cometer errores, incluso si el F430 perdona mucho. Un buen compañero. ¿Qué esperaba en 2010? Quería seguir experimentando, sobre todo ganar.

La manzana de Luis Pérez companc

Sin dudas esta carrera le cayó “perfecto” ya que tenía la virtud de ser el dueño de las últimas tres ediciones de la «Manzana». Parece que conocía los caminos como si fuera el patio de su casa. Luis Perez Companc los demolió de entrada saliendo fuerte, imponiendo un ritmo arrollador y la virtud de su equipo que acertó en la puesta a punto para que la Toyota, en la jornada de ayer, no tuviera rivales. Por su parte, el cordobés Juan Pablo Raies a bordo del Subaru Impreza trató de darle lucha y seguirle el ritmo a Pérez Companc, pero fue en vano. Quedó a 46.4 segundos del puntero luego de los duros siete tramos que tuvo la primera etapa.

Otro que mordió el polvo fue el cordobés Federico Villagra, que con un tiempo de 50 minutos 45 segundos 3 décimas y a bordo del Mitsubishi Evo 9, dominó de punta a punta la clase N4, la más competitiva del certamen nacional. Estas dos contundentes victorias echaron por tierra las aspiraciones de los pilotos regionales que esperaban tener una mejor actuación en el primer capítulo de la carrera.

 

Arrasando Caminos con Luis Pérez Companc

Luis Pérez Companc arrasó con los caminos y ganó la primera etapa de la 36′ edición del rally Vuelta de la Manzana en 2008. Detrás se ubicaron Federico Villagra y Juan Pablo Raies. Una multitud acompañó a los pilotos.

Entre los regionales, Pablo Cacopardo realizó una tarea brillante y lideraba la N3. Ale Cancio estaba séptimo en la clasificación general.

Despampanante y superlativo, así fue el ritmo que impuso Luis Pérez Companc, navegado por José María Volta a bordo de la Toyota Corolla, para una vez más volver a dominar en la meseta patagónica y quedarse con la victoria en la general con un tiempo de 50 minutos 5 segundos 3 décimas, cumplimentando en su totalidad la primera mapa de la 364 edición de la Vuelta de la Manzana.

Desde el arranque hasta la última especial, todo el sábado fue para el de Capital Federal que va demostrando con el transcurrir de las carreras toda la experiencia que le entrega su participación en el Rally Mundial. Llevaba media temporada en la máxima categoría y lo sacó a relucir ayer en los caminos valletanos.

Resumen de carrera de Luis Pérez Companc: año 2005

Por su parte. “Batata” Beltrán ascendió al último escalón del podio y se fue conforme de La Pampa, mientras que Cancio fue 5°, detrás de Ligato, y ganó la N4 “Light”, de la cual se coronó campeón.

Fue, en definitiva, una gran carrera, Luis Pérez Companc tuvo su fin de semana soñado en su año despedida de la categoría a nivel nacional. La lucha en el 14/4 fue excepcional y coronó a su campeones (Ligato y Cancio) ¿Qué más se puede pedir?

LAS CLASES MENORES

Las clases menores no tuvieron menos emoción que las de tracción integral. Guillermo Albertengo, con el Renault Clio Williams del equipo “Schroeder Competición”, fue el ganador de la N/3 y dio un paso firme en busca de su primer título nacional. En esta emisión, el tucumano Víctor Sánchez (Peugeot 306) iba ganando por escaso margen, pero su navegante se equivocó al entregar la tarjeta en un control horario y penalizaron dos minutos.

La Copa Palio fue para el joven Nicolás Raies, quien lideró casi desde el comienzo de la carrera. Raies volvió a la victoria después de varias fechas que se le habían sida adversas.

Por su parte, Maximiliano Debassa logró merecidamente anotarse campeón en esta carrera. El rionegrino reguló la marcha y con la calculadora en la mano se dedicó a sumar los puntos que le aseguraban la corona. La A/6 quedó en poder del tucumano Roberto Castro (Honda Civic) mientras la A/7 fue para el catamarqueño Miguel Lobo.

LUIS PEREZ COMPANC: “Trabajamos y esperamos mucho por este título. Quiero dedicarlo a toda mi familia, que me apoyó muchísimo para que pueda darme este gran gusto”.

► MARCOS LIGATO (campeón N/4): ‘Fue una carrera distinta y después de haber perdido las chances por el título Absoluto, corrí pensando en definir la corona de la N/4 a mi favor”.

► FEDERICO VILLAGRA (ganador N/4): “No pude tomarme respiro en ningún especial, ya que estábamos todos muy apretados. En el penúltimo especial me ‘comí’ una curva y casi pierdo todo en esa maniobra”.

► GUILLERMO ALBERTENGO (ganador N/3): “El comienzo fue electrizante y con pocas diferencias en nuestra clase ganamos en el momento justo y ahora intentaremos definir el campeonato en la última fecha”.

► NICOLAS RAIES (ganador Copa Palio): “Después de varias carreras con problemas, ganar acá es muy bueno para mi y el equipo. Quiero dedicarle, en su dia, el triunfo a mi vieja, que nos banca a muerte.”

Segunda parte del Rally de La Pampa 2005 de Luis Pérez Companc

A pesar de pasarse de largo en una chicana, Raies se adueñó del 2° puesto, casi desde el propio, para no abandonarlo hasta el final del rally y repetir así sus excelentes actuaciones de la Vuelta de la Manzana y Concepción del Uruguay. Fue entonces un contundente “1-2″ de Luis Pérez Companc y Raies, el segundo de ese año y en forma consecutiva.

Pero indudablemente, la lucha por la punta en el Grupo de Producción fue el gran espectáculo del fin de semana, donde por momentos seis o siete pilotos estuvieron encerrados en poco menos de diez segundos. Villagra, Yoma, Beltrán, Ligato, Cancio, Sánchez y Madero no se daban tregua e intercambiaban posiciones tras cada prueba especial. Y la sorpresa de la carrera fue la llegada del riojano Yoma a pelear la punta, faltándoles el respeto a sus rivales más consagrados. El piloto del noroeste avisó de sus intenciones ganando la primera prueba especial del rally.

Ligato estaba desconocido y nunca llegó a pasar adelante. El objetivo del piloto de Río Ceballos era llevarse de La Pampa el campeonato del N/4 e hizo una carrera conservadora para lograr el objetivo que finalmente consiguió. Los otros tres pilotos de Subaru (Yoma, Beltrán y Sánchez) se enfrascaron, junto a Cancio, en una lucha sin cuartel por darle alcance a Villagra y sobre el final del rally casi lo consiguen. A falta de dos tramos, el Coyote aventajaba a Yoma por 11s8/10. Con esa presión sobre sus espaldas, el piloto del Mitsubishi número 2 se pasó de largo en un frenar y casi vuelca. El riojano quedó a 4 segundos y con tan sólo un prime por correr. La experiencia del campeón saliente inclinó la balanza y en el tramo final se volvió a imponer, para adjudicase una carrera que no dejó ver a su ganada hasta el último metro de la prueba. En esta lucha Sánchez claudicó a poco del final. Un amortiguador roto y una pequeña falla en la selectora de la caja lo marginaron de la lucha.

Performance de Luis Pérez Companc La Pampa 2005

Definir como apasionante al IV Rally de La Pampa sería el calificativo más adecuado para una carrera que consagró como campeón Absoluto de la temporada 2005 al capitalino Luis Pérez Companc y que además sirvió para que Marcos Ligato, Alejandro Cancio y Maximiliano Debassa festejaran la obtención de las coronas de la N/4, la N/4 light y la Copa Palio, respectivamente. Por todo esto, las emociones sobraron en los llanos caminos de la 8a fecha del calendario, que además de proclamar a los “monarcas” antes mencionados les entregó a los miles de espectadores que se hicieron presentes un espectáculo de alto ritmo, con lucha en todas las clases y definiciones a la décima de segundo en casi todos los especiales.

Una vez más se anunciaba que la lucha por la punta estaba reservada para las Toyota Corolla de  Luis Pérez Companc y Juan Pablo Raies, y para los Subaru Impreza del equipo de los Barattero (Ligato, Beltrán, Sánchez y Yoma). Y los pronósticos no estaban errados, ya que los autos del equipo que dirige Gabriel Raies dominaron desde el comienzo merced a la excelente faena de sus dos pilotos.

Pérez Companc salió decidido a no dejar nada librado al azar y aceleró a fondo en los tramos iniciales, aunque cuidándose en los muchos lugares muy rotos que presentaban las primeras pruebas especiales. Sin embargo, el capitalino fue acumulando segundos a su tabla y se fue consolidando en la punta de la carrera. Como escudero firme, Juan Pablo Raies estaba encargado de cuidarle las espaldas y evitar que el Subaru de Ligato, el único con chances de pelearle el Absoluto, se acercara a la posición del líder.

Super especial para el recuerdo: Luis Pérez Companc con su Ford Focus

Luis Perez Companc: Con un novedoso súper especial dentro del canal principal de riego en Roca comenzaba en agosto 2010 la 40 edición de la Vuelta de la Manzana, que generó una convocatoria de participantes y una expectativa que sólo puede lograr una prueba con tanta historia.

La clásica prueba siempre se distinguió por ser diferente al resto. Pero esta vez la apuesta fue mucho más importante. En la zona céntrica, pero dentro de un canal de riego.

El tramo tuvo una distancia de 1,7 kilómetros. La largada estaba a la altura de la calle Sarmiento y la llegada unos metros antes de Rosario de Santa Fe. Pasó por abajo de los puentes de Avenida Roca, Maipú, la pasarela y San Juan, con un par de saltos y varias chicanas en su dibujo.

El singular comienzo de la prueba generó una expectativa tremenda. El rally se convirtió en un tema excluyente en Roca y sus alrededores. Mucho ayudó este súper especial, que podrá ser seguido desde lo alto por los aficionados, en los dos márgenes del canal principal de riego, más que nada en la zona conocida como El Paseo.

Se invirtió el orden de largada durante el segundo día, cuando se cumplió la segunda sección de la primera etapa. El bautismo del circuito estuvo a cargo de la Clase A-I del regional y por último aceleraron las principales figuras del Argentino, cerrando Luis Pérez Companc con su Ford Focus.

Sería un aperitivo, pero ninguno regalaría nada y está claro que los excesos podían pagarse caros. La categoría, tanto en el Argentino como en el regional, estaba muy pareja. Y la diferencia que se consiguiera en el súper especial podía llegar a ser determinante.