luis-perez-companc

Luis Perez Companc logró su cuarta “Manzana” en el 2006, esta vez por el torneo Sudamericano

Luis Perez Companc vivió en 2006 un año muy exitoso en términos de carreras, autos y pistas. Es que al igual que en 2005, el piloto oriundo de la ciudad de Buenos Aires logró llevarse la cuarta manzana esta vez por el torneo Sudamericano.

Objetivos de Perez Companc

Con su Toyota Corolla, había llegado a Roca con dos objetivos muy claros: llevarse la cuarta manzana en la edición número 36 del Rally de la Vuelta de la Manzana y por otro lado, competir directamente con el equipo de Juan Pablo Raies, del que su hermano Jorge fue navegante.

corolla

La carrera

La carrera estuvo signada por la dominación de Perez Companc en todos los tramos sorteando todos los obstáculos de los caminos valletanos sin dificultad y sin demora, provocando que los segundos – el binomio Raies –Luis Perez Companc – nunca tuviera chances de asomar a la punta de la carrera.

El capitalino, al comando de una interminable Toyota Corolla, estuvo impecable y ratificó que en los caminos valletanos se sentía mejor que los locales.

Clasificación y victoria para Perez Companc

El piloto se destacó tanto en la Clase A -8 frente a Raies como rival pero también lo hizo de forma positiva en la clasificación general del Sudamericano. Es por eso, que nuevamente se alzó en el podio al conseguir su cuarta Manzana y se consagró como uno de los ganadores con más victorias dentro de la historia del mítico Rally de Roca.

Mundial de Rally: el único de Argentina

Luis Perez Companc, al mismo tiempo, fue el único argentino que participó en el Mundial de Rally en la división mayor. El piloto confesó que utilizó esta prueba y victoria como modo de entrenamiento para su siguiente desafío en Japón, ya que “allí la lucha es mucho más descarnada por lo que debo dominar mi circuito al máximo para luego pelear por una buena posición en terrenos desconocidos”.

Anuncios
conducción de Rally

Las habilidades de un piloto de rally están enraizadas en cuatro cosas: Luis Perez Companc

La conducción de Rally es espléndida, emocionante y deslizante de lado a lado entre árboles y sobre cimas a mph, deporte. Sin embargo, este es también un deporte arriesgado y requiere habilidades para unirse a la carrera de rally. Los pilotos de rally corren contra el reloj en secciones de carretera que son típicamente desconocidas y desafiantes, dice Luis Pérez Companc.

Cubren cientos de millas a través de la nieve, la lluvia, de día o de noche durante los eventos. En realidad, los conductores de rally dominan todas las condiciones climáticas y la superficie de la carretera. Estos profesionales disfrutan levantarse del sofá y tener aventuras. Además, son un tomador de riesgos y su manejo es menos absurdo y altamente hábil. Puede considerar la conducción de rally como un arte, ciencia parcial y riesgo incomprensible.

Aquí hay algunas cosas en las que las habilidades de conducción de rally están arraigadas:

Configurando el carro

Los autos de carreras están especialmente diseñados para ir a eventos de carreras. Estos vehículos deportivos son duraderos y competentes para correr en cualquier condición climática. De hecho, los vehículos de carreras de carretera están preparados para fuerzas intensas al frenar y tomar curvas. Estos autos deportivos toman el curso de la paliza y los terrones de polvo sin disminuir la velocidad.

Para tener éxito, Luis Perez Companc sugiere que los individuos requieren ser un experto en navegación, un competidor de resistencia, un drag racer y más. Los vehículos Rally tienen la suspensión configurada para sobreviraje a la menor incitación. En realidad, los conductores no saben qué hay alrededor de la próxima curva. Por lo tanto, deben tener la capacidad de ajustar el automóvil en una mosca.

El copiloto

El trabajo del copiloto es contarles a los conductores qué sucederá para que puedan planificar qué hacer con el vehículo. Las carreras de rally cubren cientos de millas de carretera, sobre todo sin volver a ver el mismo giro. El copiloto guía al conductor del rally sobre las curvas que se aproximan, las crestas, la longitud de las rectas, el cambio de superficie, los saltos y más.

Luis Pérez Companc dice que esta información proviene de una carrera de exploración realizada por el equipo al principio de la carrera. El copiloto llama estas notas con anticipación, dependiendo de la velocidad del conductor y de su preferencia. Algunos pilotos de rally necesitan toda la información que puedan tener en la cabeza para los próximos cinco turnos. Mientras que otros quieren solo un poco de información como esencial en un tiempo justo para responder.

habilidades de conducción de rally

Reaccionando a Desconocido

El hecho es que este deporte de carreras es sobre lo desconocido. Esto se debe a que no tienes idea de qué hay en ese bosque y aún tienes que correr a través de él. Además, no tenía una idea acerca de las condiciones climáticas.

Tienes que correr por un camino desconocido al límite del talento y la capacidad de tu vehículo para enfatizar rápidamente a Luis Perez Companc. Tal vez estás corriendo largas jornadas o incluso en la noche. Luis dice que muchas cosas salen mal durante la carrera como las ruedas se caen cuando un conductor golpea algo, el auto rueda, se cae de los acantilados y más.

Las notas de ritmo

Las notas de ritmo son códigos hablados que los copilotos narran durante la carrera de rally. Con la ayuda de estas notas, los conductores se arrastran a rincones ciegos a gran velocidad. Si los conductores no conocían el idioma, las notas de ritmo son difíciles de seguir. Sin embargo, las notas se basan en la lógica y tienen sentido.

Luis Pérez Companc ha compartido las cuatro cosas cruciales que los pilotos deben tener en cuenta para el éxito de las carreras de rally. Este emocionante deporte cambia toda la perspectiva de la vida del individuo. Junto con un conductor, muchas personas están presentes allí para funcionar durante la carrera para tener éxito.

Los Raies y el futuro

Luis Perez Companc: “Nuestra asociación con Raies es de beneficio mutuo. Si nos defraudara, no habría una segunda oportunidad. Nunca tuvimos Un si ni un no con Gabriel. Él sabe perfectamente lo que queremos y hasta dónde podemos llegar. Sino hubiera sido por él, no nos hubiéramos metido en esto”.

¿Cómo es correr con lo que uno quiere sin limitaciones presupuestarias? Bueno no es tan así, porque Juan Pablo y Gabriel me tienen corto. Por ejemplo se nos rompe  un pistón y yo lanzo la idea de comprar un Grupo A o un World Rally Car y nos dicen “Vayan despacio, paso a paso, sin quemar etapas, total no lo van a saber manejar y menos extraer todo su potencial y tienen razón.” “En el 2001 vamos a hacer solamente tierra para foguearnos, la idea, en el 2002, es participar en todo el Argentino. Siempre con el Lancer Evo 6 de Grupo N”.

“Nosotros queríamos empezar el 2002 con un WRC, pero no están atajando una vez más. Pensábamos en un Peugeot o en un Focus, pero eso depende de cómo hayamos evolucionado a fin de año y de lo que resuelvan los Raies, que son los que saben”.

“Teníamos el sueño del equipo propio. Y de a poco se fue dando. Con una sociedad que nos juntó a los cuatro (Gabriel, Juan Pablo, Jorge y yo) donde manejamos al equipo como a una pequeña empresa. El tiempo dirá en que desemboca”.

Un piloto CMR pasaba a la pista

Luis Perez Companc: Un piloto CMR pasaba a la pista. ¿Grandes diferencias? Por supuesto, en los mítines que siempre están en el límite, cada curva es un juego de azar. Los cambios de la carretera desde el principio hasta el final de cada especialidad. Para la pista en lugar se tiene la oportunidad de mejorar cada ronda, buscar la perfección. He ganado las 24 Horas de Spa y ya estaba terminando segundo en Sebring. ¿Fue realmente difícil? Absolutamente. Para mí fue difícil acostumbrarme a conducir por la noche. Incluso en la oscuridad es muy difícil. Algunas partes de la pista son ligeros, otros casi a oscuras. Se debe tener cuidado de no cometer errores, incluso si el F430 perdona mucho. Un buen compañero. ¿Qué esperaba en 2010? Quería seguir experimentando, sobre todo ganar.

Arrasando Caminos con Luis Pérez Companc

Luis Pérez Companc arrasó con los caminos y ganó la primera etapa de la 36′ edición del rally Vuelta de la Manzana en 2008. Detrás se ubicaron Federico Villagra y Juan Pablo Raies. Una multitud acompañó a los pilotos.

Entre los regionales, Pablo Cacopardo realizó una tarea brillante y lideraba la N3. Ale Cancio estaba séptimo en la clasificación general.

Despampanante y superlativo, así fue el ritmo que impuso Luis Pérez Companc, navegado por José María Volta a bordo de la Toyota Corolla, para una vez más volver a dominar en la meseta patagónica y quedarse con la victoria en la general con un tiempo de 50 minutos 5 segundos 3 décimas, cumplimentando en su totalidad la primera mapa de la 364 edición de la Vuelta de la Manzana.

Desde el arranque hasta la última especial, todo el sábado fue para el de Capital Federal que va demostrando con el transcurrir de las carreras toda la experiencia que le entrega su participación en el Rally Mundial. Llevaba media temporada en la máxima categoría y lo sacó a relucir ayer en los caminos valletanos.

Grecia para dos

Los argentinos Luís Pérez Companc y Federico Villagra se clasificaron 11° y 14°, respectivamente, en el grupo mundial durante la primera etapa del Rally de Grecia del 2007. El finlandés Marcus Gronholm lideraba las posiciones a bordo de un Ford Focus oficial. El otro representante nacional, Gabriel Pozzo, con un Mitsubishi del Tango Rally Team, se ubicó cuarto en la categoría N4 del Grupo de Producción, comandado Juho Hanninen.

Segunda parte del Rally de La Pampa 2005 de Luis Pérez Companc

A pesar de pasarse de largo en una chicana, Raies se adueñó del 2° puesto, casi desde el propio, para no abandonarlo hasta el final del rally y repetir así sus excelentes actuaciones de la Vuelta de la Manzana y Concepción del Uruguay. Fue entonces un contundente “1-2″ de Luis Pérez Companc y Raies, el segundo de ese año y en forma consecutiva.

Pero indudablemente, la lucha por la punta en el Grupo de Producción fue el gran espectáculo del fin de semana, donde por momentos seis o siete pilotos estuvieron encerrados en poco menos de diez segundos. Villagra, Yoma, Beltrán, Ligato, Cancio, Sánchez y Madero no se daban tregua e intercambiaban posiciones tras cada prueba especial. Y la sorpresa de la carrera fue la llegada del riojano Yoma a pelear la punta, faltándoles el respeto a sus rivales más consagrados. El piloto del noroeste avisó de sus intenciones ganando la primera prueba especial del rally.

Ligato estaba desconocido y nunca llegó a pasar adelante. El objetivo del piloto de Río Ceballos era llevarse de La Pampa el campeonato del N/4 e hizo una carrera conservadora para lograr el objetivo que finalmente consiguió. Los otros tres pilotos de Subaru (Yoma, Beltrán y Sánchez) se enfrascaron, junto a Cancio, en una lucha sin cuartel por darle alcance a Villagra y sobre el final del rally casi lo consiguen. A falta de dos tramos, el Coyote aventajaba a Yoma por 11s8/10. Con esa presión sobre sus espaldas, el piloto del Mitsubishi número 2 se pasó de largo en un frenar y casi vuelca. El riojano quedó a 4 segundos y con tan sólo un prime por correr. La experiencia del campeón saliente inclinó la balanza y en el tramo final se volvió a imponer, para adjudicase una carrera que no dejó ver a su ganada hasta el último metro de la prueba. En esta lucha Sánchez claudicó a poco del final. Un amortiguador roto y una pequeña falla en la selectora de la caja lo marginaron de la lucha.

Performance de Luis Pérez Companc La Pampa 2005

Definir como apasionante al IV Rally de La Pampa sería el calificativo más adecuado para una carrera que consagró como campeón Absoluto de la temporada 2005 al capitalino Luis Pérez Companc y que además sirvió para que Marcos Ligato, Alejandro Cancio y Maximiliano Debassa festejaran la obtención de las coronas de la N/4, la N/4 light y la Copa Palio, respectivamente. Por todo esto, las emociones sobraron en los llanos caminos de la 8a fecha del calendario, que además de proclamar a los “monarcas” antes mencionados les entregó a los miles de espectadores que se hicieron presentes un espectáculo de alto ritmo, con lucha en todas las clases y definiciones a la décima de segundo en casi todos los especiales.

Una vez más se anunciaba que la lucha por la punta estaba reservada para las Toyota Corolla de  Luis Pérez Companc y Juan Pablo Raies, y para los Subaru Impreza del equipo de los Barattero (Ligato, Beltrán, Sánchez y Yoma). Y los pronósticos no estaban errados, ya que los autos del equipo que dirige Gabriel Raies dominaron desde el comienzo merced a la excelente faena de sus dos pilotos.

Pérez Companc salió decidido a no dejar nada librado al azar y aceleró a fondo en los tramos iniciales, aunque cuidándose en los muchos lugares muy rotos que presentaban las primeras pruebas especiales. Sin embargo, el capitalino fue acumulando segundos a su tabla y se fue consolidando en la punta de la carrera. Como escudero firme, Juan Pablo Raies estaba encargado de cuidarle las espaldas y evitar que el Subaru de Ligato, el único con chances de pelearle el Absoluto, se acercara a la posición del líder.

Luis Pérez Companc logró su cuarta “Manzana” en el 2006, esta vez por el torneo Sudamericano

Luis Pérez Companc llegó a Roca hace diez años con un objetivo doble. Ganar la 36 edición de la Vuelta de la Manzana, y de paso superar a su hermano Jorge, quien era el navegante de Juan Pablo Raies. El capitalino, al comando de una interminable Toyota Corolla, estuvo impecable y ratificó que en los caminos vaIletanos se sentía mejor que los locales.

Casi un monólogo fue lo de Luis Pérez Companc, quien nunca le dio opciones a Raies, su principal rival en la Clase A-8, ni tampoco a los mejores del Grupo N-4 en la lucha por la general del Sudamericano. El único argentino que participó en el Mundial de rally en la división mayor, que utilizó esta prueba como entrenamiento para su siguiente desafío en Japón, aquel día completó una obra maestra.