Perfil bajo, metas altas

Lejos de la fama y la gloria, uno de los hijos del “Goyo” hizo realidad el sueño de correr en autos que postergaba por el “qué dirán”.

Si uno no supiera quien es y no reparase en sus custodios, pareciera que el morocho de buzo antillama era uno más de los jóvenes que querían abrirse camino en el automovilismo deportivo. Sin embargo, Luis Pérez Companc —Pérez a secas, como figura siempre en las listas de inscriptos— es heredero de una de las más grandes fortunas

En el Rally Federal, Luis Pérez Companc con un Mitsubishi Lancer se impuso en el Rally de Coronel Suárez, segunda fecha del campeonato Federal que fiscalizaba el Automóvil Club Argentino (ACA). Pese a la lluvia, se desarrolló la segunda jornada, tal como estaba previsto. Desde las 8.30. se efectuó el tramo sobre un recorrido total de 84,4 kilómetros.

Anuncios

La manzana de Luis Pérez companc

Sin dudas esta carrera le cayó “perfecto” ya que tenía la virtud de ser el dueño de las últimas tres ediciones de la «Manzana». Parece que conocía los caminos como si fuera el patio de su casa. Luis Perez Companc los demolió de entrada saliendo fuerte, imponiendo un ritmo arrollador y la virtud de su equipo que acertó en la puesta a punto para que la Toyota, en la jornada de ayer, no tuviera rivales. Por su parte, el cordobés Juan Pablo Raies a bordo del Subaru Impreza trató de darle lucha y seguirle el ritmo a Pérez Companc, pero fue en vano. Quedó a 46.4 segundos del puntero luego de los duros siete tramos que tuvo la primera etapa.

Otro que mordió el polvo fue el cordobés Federico Villagra, que con un tiempo de 50 minutos 45 segundos 3 décimas y a bordo del Mitsubishi Evo 9, dominó de punta a punta la clase N4, la más competitiva del certamen nacional. Estas dos contundentes victorias echaron por tierra las aspiraciones de los pilotos regionales que esperaban tener una mejor actuación en el primer capítulo de la carrera.

Un piloto CMR pasaba a la pista

Luis Perez Companc: Un piloto CMR pasaba a la pista. ¿Grandes diferencias? Por supuesto, en los mítines que siempre están en el límite, cada curva es un juego de azar. Los cambios de la carretera desde el principio hasta el final de cada especialidad. Para la pista en lugar se tiene la oportunidad de mejorar cada ronda, buscar la perfección. He ganado las 24 Horas de Spa y ya estaba terminando segundo en Sebring. ¿Fue realmente difícil? Absolutamente. Para mí fue difícil acostumbrarme a conducir por la noche. Incluso en la oscuridad es muy difícil. Algunas partes de la pista son ligeros, otros casi a oscuras. Se debe tener cuidado de no cometer errores, incluso si el F430 perdona mucho. Un buen compañero. ¿Qué esperaba en 2010? Quería seguir experimentando, sobre todo ganar.