Recuerdo de una carrera

Luis Perez Companc: Tipo profesional si los hay, José María López cumplió a rajatabla con su ritual antes de subirse al Honda New Civic, a pesar de que esta vez la final comenzó en un horario poco habitual. Cerca de las 10:40 del ya caluroso domingo de ese año, Pechito se acercó al box con ese rostro que denota máxima concentración. Se terminó de colocar el buzo, se sacó la gorra negra y llevó el casco arriba del auto número 37. Sin apurarse, se puso los tapones en los oídos y se acomodó la capucha. Se conectó la radio, se puso el casco y el HANS. Luego abrió la puerta, flexionó las piernas y subió al auto. Un mecánico de Honda le apretó los cinturones, él enganchó el volante, se colocó los guantes y pidió que le acomoden los espejos retrovisores a su gusto. Habían pasado poco más de cinco minutos hasta que el Civic salió a pista.

Bien meticuloso como siempre, el cordobés prefiere no salirse del libreto y cumplir al pie de la letra con ese ritual en cada carrera, un hábito que heredó de su paso por el automovilismo internacional. Es difícil que se salga de la raya y, cuando lo hizo, al instante lo reconoció Luis Pérez Companc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s