Luis Pérez Companc, ganador de la FIA GT 2008 – parte 2

Es cierto, no hubo bandera, pero si alegría argentina a pleno. Algo que quedó demostrado cuando los dos abrieron sus buzos, se sacaron las remeras que llevaban debajo y las tiraron a la gente que los ovacionó.

“Es increíble ganar en la Argentina, ante nuestra gente. Fue una carrera difícil. La verdad que este triunfo y el quinto puesto que conseguí en la general del Rally de Japón del año pasado son las mejores cosas que me pasaron en el automovilismo. Creo que por milésimas me quedo con ésta”, dijo Luis Pérez Companc, quien no se olvidó de alabar a su joven compañero “Matías es un fenómeno. Está claro que Christie no se equivocó.

Yo no lo conocía”, dijo Pérez Companc. Semejante mimo recibido debía tener una respuesta: “Luis es un tipo de una grandeza increíble. La verdad es que si no me llamaban, seguramente el fin de semana lo hubiese pasado en casa comiendo un asadito”.

El equipo se mantendría en 2009 sin cambios, pero con una apuesta más fuerte. A diferencia del 2008, participarían de las 24 Horas de Spa-Francorchamps, carrera para la que se sumaría un tercer piloto. Además, correrían en las 12 Horas de Sebring y en las 24 Horas de Le Mans. “Cuando me retiré del rally pensé cuál era el sueño que me quedaba por realizar. Y, sin dudas, son las 24 Horas de Le Mans.

Por eso elegimos esta categoría. Para agarrar entrenamiento con este tipo de autos. La verdad es que yo pensé que era más fácil. En rally encontré los límites del auto, acá todavía no. Pero ya me cambié el chip para acostumbrarme”, dijo, feliz, Luis Pérez Companc.

De local, la escuadra del Automóvil Club Argentino terminó cuarta con uno de sus autos, el mejor resultado del año 2008. El público que accedió a la calle de boxes durante el fin de semana se quedó extasiado ante los autos de FIA GT.

Los Aston Martin, los Corvette, los Maserati. Pero había dos que se llevaban casi todas las miradas y las fotos: las Ferrari de la escudería ACA Argentina, que participó en GT1. Para esa fecha, el equipo argentino contó con dos modelos de la 550 Maranello. Una para la dupla José María López-Esteban Tuero y la otra para Martín Basso-Gastón Mazzacane.

El auto número uno de la escuadra el de Pechito y Tuerito, salvó la ropa del fin de semana y de la temporada. Quedaron segundos en la segunda tanda de ensayos y apuntaban a largar bien adelante. Pero un problema eléctrico dejó plantada a la Rossa en plena chicana.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s